Lo difícil de vivir en democracia