COLUMNISTA. Lo que queda del mito Kennedy