Reseña: Intelectuales y cultura comunista, de Adriana Petra

Los años 50, entre estética y política
Ana María Vara
(0)
24 de febrero de 2019  

Una pregunta recurrente en los estudios de la cultura es si el arte debe ser autónomo, o si debe estar al servicio de las ideas. Unos elogian la "literatura comprometida", al estilo existencialista; otros la califican de "literatura ancilar", es decir, servil.

La cuestión está en la raíz de Intelectuales y cultura comunista. Itinerarios, problemas y debates en la Argentina de posguerra, de Adriana Petra, historiadora del Conicet y la Universidad Nacional de San Martín, quien se concentra en un período poco estudiado del siglo XX: los años cincuenta.

La visión de un comunismo homogéneo, "monolítico", en nuestro país y en el mundo, ha dado paso a una mirada más matizada. En esa línea se inscribe el libro, que analiza los grados de libertad de los pensadores vinculados al partido comunista argentino. Petra señala la ausencia de una figura de proyección internacional, como Pablo Neruda en Chile o Jorge Amado en Brasil. No se trata de un juicio estético sino de impacto: aquí estaba Raúl González Tuñón, con una obra valiosa pero que no tuvo una circulación comparable en el mundo; y Héctor P. Agosti, reconocido como ensayista "a pesar" de ser comunista.

El complejo vínculo con el peronismo es otro núcleo de análisis. Alfredo Varela, autor de El río oscuro, en que se basó el film Las aguas bajan turbias, sirve de ejemplo: Varela estaba preso cuando se estrenó en 1952 y, aunque participó en el guion, su nombre no figuraba en los créditos.

Un trabajo fundamental para comprender el período y reflexionar sobre las complejidades del vínculo entre estética y política.

Intelectuales y cultura comunista

Por Adriana Petra. FCE. 441 págs./ $ 497

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.