Los desafíos del próximo presidente

Adrián Ventura
Adrián Ventura LA NACION
(0)
14 de mayo de 2003  

La mejor política que puede sostener el próximo presidente respecto del Poder Judicial es la de promover el respeto de las instituciones.

Los argentinos no olvidan que la gestión del ex presidente Carlos Menem se caracterizó por ocasionales maniobras políticas que empujaron al sistema instaurado por la Constitución nacional hasta los extremos.

Es contra esa imagen que el próximo mandatario debe luchar.

El los últimos días circularon versiones de la existencia de conversaciones entre las Fuerzas Armadas y algunos allegados a Néstor Kirchner que dan cuenta de que el máximo tribunal podría avanzar en el sentido de convalidar las leyes de punto final y de obediencia debida, cerrando un tramo de revisión de la historia argentina.

En ese contexto, el gobernador de Santa Cruz dijo ayer que no planea ningún acuerdo con la Corte, al aseverar que se acabaron los pactos de impunidad corporativos.

De todas maneras, Kirchner no desconoce, como sostienen sus más estrechos colaboradores, que el mejor camino para enfrentar el duro trance que le toca vivir al próximo Gobierno es el institucional.

Sin duda, sostener que las leyes deben ser declaradas inconstitucionales tiene un punto a favor: la Argentina se pondría a la altura de los tratados internacionales que firmó. Pero, en sentido contrario, si la Corte así lo resolviese, estaría aplicando retroactivamente, en materia penal, esos tratados. Este sector, más conservador y que parece imponerse -más allá del día en que dicte el fallo- mira la necesidad de cicatrizar viejas heridas.

Este tema de los desaparecidos está estrechamente vinculado con otro, que la Corte demora en resolver: cuando una persona que hoy ya es adulta se niega al pedido de las Abuelas de Plaza de Mayo a dejarse extraer sangre para determinar su verdadera identidad, ¿puede la Justicia obligarla a someterse a ese examen? Si la Corte dijera que sí, las Abuelas podrían seguir buscando a los hijos de desaparecidos. Si el tribunal resolviera lo contrario, se clausuraría toda búsqueda.

* * *

Pero la agenda de la Corte también es importante por la vinculación con el pasado más reciente.

El tribunal debe comenzar a dictar en breve numerosas sentencias disponiendo que los bancos devuelvan los depósitos a los particulares, aplicando en beneficio de los ahorristas todo lo que dijo en beneficio de San Luis para que se le reembolse, en dólares, parte de 247 millones de dólares.

No cabe duda de que la Corte tomará este camino, aunque en esa sentencia ya dejó claramente asentado un párrafo que puede ser interpretado en el sentido de que no pueden reclamar la devolución quienes aceptaron los canjes. Es decir, uno de los flancos de riesgo está acotado.

Claro que en esta relación bilateral nada es sencillo. En los últimos días se dijo que Carlos Fayt y Guillermo López, por distintos motivos, podrían renunciar, provocando la destrucción de la mayoría automática que respondió durante años al menemismo.

Ayer, sin embargo, López hizo un gesto: después de estar ausente un mes del acuerdo, regresó al tribunal, aunque no se sabe cuál será el desenlace. Por otro lado, varios ministros se dedicaron a reanimar a Fayt para mantenerlo en la Corte.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.