Perspectivas. Los gestos viejos del año nuevo