Los jóvenes, un problema

Sergio Suppo
Sergio Suppo LA NACION
(0)
12 de enero de 2021  • 21:33

Amanece en Mar del Plata y en una de las playas más conocidas todavía sigue una fiesta clandestina. No tan clandestina, en realidad. Hay miles de jóvenes que estiran la noche que ya es madrugada sin ocultarse. Molesta el sol a esa hora.

Casi todos descalzos, algunos tambaleantes, otros eufóricos, con amigos flamantes y parejas de último minuto, todos simulan la ausencia de una pandemia. Ninguno se quiere ir.

Todo acaba de cambiar. Ya no hay boliches y la hora de cierre coincide con la hora de los preparativos para salir. Apenas está empezando la noche para ellos cuando se debe anular toda actividad por la nueva normativa. Duró poco el anuncio de que la temporada de verano marcaba el final del largo encierro. Ahora la culpa la tienen específicamente los jóvenes, convertidos en peligros ambulantes despreocupados de los daños que pueden provocar a sus mayores. Cambió el discurso para ellos. Son el problema.

Unos metros más arriba, sobre la avenida Peralta Ramos, desciende de varios colectivos un batallón de la policía bonaerense. Tienen armas de fuego. Es por lo menos contradictorio usar herramientas mortales para evitar contagios infecciosos. Todo es extraño, aunque parezca normal.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.