Los refugiados, en un mundo sin paraísos