Editorial II. Los talibanes, en retirada