Maldonado, la grieta y el partido que espera el Gobierno