Martín Caparrós: "La realidad te aporta extremos a los que la ficción no se hubiera atrevido"