Máximo opera, la Jefa gruñe y el Papa se preocupa