Menem, genio y figura de una infinita tentación