Tragedia política. México necesita derribar los muros de silencio