A pesar del virus

Edición fotográfica María Amasanti
Edición fotográfica María Amasanti Fuente: AFP
(0)
27 de marzo de 2020  

GAZA.- La vida sigue. La vida siempre sigue, y con ella, las rutinas, celebraciones y rituales con que armamos nuestro pequeño orden en medio del abismo que, en tiempos excepcionales y de los otros, fatalmente nos rodea. Mohamed e Israa son palestinos, tenían pautada su boda y, desde luego, se casaron. Pese al virus, contra el virus, a favor de todo el resto. Mohamed e Israa habitan un territorio que, en medio de su desgracia y a cuenta del bloqueo, algunos inicialmente creyeron a salvo de la pandemia. Pero no. La peste se abrió camino, agazapada en las manos y el aliento de ciudadanos llegados de Paquistán, y allí están ahora, Mohamed e Israa, barbijos, bordó de flores y blanco de tul, haciendo de sus esponsales un voto de esperanza. En el instante que apresa esta foto, él parece mirar a un punto distante. Como si quisiera escudriñar en el día después de la incertidumbre que, sabe, recién comienza.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.