Alberto Padilla, el hombre que fue testigo de la censura