Razas peligrosas

Ariel Torres
Ariel Torres LA NACION
(0)
26 de marzo de 2019  

Otra vez, una tragedia ocasionada por perros de una raza de las consideradas peligrosas. Leyes y regulaciones explican, no sin razón, que esta clasificación tiene que ver con el peso y el tamaño de la mandíbula. También dicta que perros sin pedigrí, pero con tales características físicas y un carácter agresivo, pueden ser alcanzados por la legislación.

El debate surge cuando se asocia la agresividad con ciertas razas. Están los que conocen mastines napolitanos u ovejeros alemanes que "son un amor". Viceversa, no faltan los que han tenido experiencias horrendas con perros de gran porte; es mi caso. Ambas posturas tienen algo de razón, pero esta polémica es estéril.

La ley no lo aclara, probablemente porque no hay forma de decir esto con precisión judicial, pero estamos hablando de perros. Grandes, medianos o pequeños, son perros. Pueden tener un carácter dócil o violento, pero cuando el instinto entra en escena, no disponen de ningún manejo de la ira. Les ponemos nombres y tendemos a humanizarlos; son parte de la familia. Lo sé, siempre tuve perros. Pero ignoramos que esta perspectiva es exclusivamente nuestra. Ellos viven en una manada, y los conflictos, externos o internos, no se resuelven con diálogo, sino con tarascones irracionales.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.