Óscar, el actor impensado

Pablo Sirvén
Pablo Sirvén LA NACION
(0)
16 de mayo de 2019  

Son tan colosales los actores, tan atrapante la trama y tan afiatada la dirección y la ambientación que pasaría del todo inadvertido si no fuera porque está en primer plano en buena parte de la película y el argumento se vale de él en más de una ocasión.

No se espera que tenga gran histrionismo porque se trata de un objeto inanimado. Pero así todo se las ingenia para brillar y mucho.

Acuérdese de lo que le digo cuando vaya a ver El cuento de las comadrejas, el film de Juan José Campanella que se estrena hoy. No tardará en descubrirlo.

Como los prestigiosos protagonistas de carne y hueso que aparecen disfrazados y maquillados para dar credibilidad a sus papeles, el Óscar de Campanella -sí, el mismísimo Óscar- que ganó en Hollywood por El secreto de sus ojos, permítanme las comillas, "encarna" aquí a un premio extremadamente parecido a la estatuilla de la Academia de Hollywood, al que se cuidan de llamar por su nombre verdadero para cerrarle el paso a cualquier litigio.

En medio de una guerra intergeneracional que se suscita, Óscar cumple inconmovible con su faena y hasta se atreve a impensadas cabriolas. Ver para creer.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.