Leer, vivir

Carlos M. Reymundo Roberts
(0)
26 de agosto de 2019  

Un video de lenguaje extraordinariamente naif que circula por WhatsApp es, quizás, el más conmovedor homenaje al libro que se haya hecho en ese formato. De algo menos de tres minutos, sin voces ni textos, con dibujos sencillos y música, vemos al libro como contraste de un mundo que solo parece tener ojos para pantallas y pantallitas. Está en las manos de un profesor que con la lectura tiene encantados a los chicos que escuchan sentados a su alrededor.

Lo vemos asumir distintas formas y funciones, una manera de expresar su inagotable gama de servicios. Como una V, pero invertida, se convierte en casa, porque la lectura es refugio; en un libro abierto, asimilado a una cama, una persona duerme tapada por una página, porque la lectura es abrigo, descanso y un modo de soñar; de la tapa de un ejemplar que se abre sale luz, porque la lectura ilumina. Lo vemos con forma de alas, porque los libros nos hacen volar y viajar; en un árbol, se nos muestran como los frutos: lo más sabroso y nutritivo; a un preso que está leyendo se le caen las rayas negras de su ropa de presidiario, porque la lectura libera.

Lo que expresa el video es que los libros son alimento, hogar, sabiduría, entretenimiento, compañía, espíritu. Son vida.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.