Línea directa. De la estratosfera a Twitter, un feliz arribo