Domingo de elecciones, domingo bien argentino

Claudio Jacquelin
Claudio Jacquelin LA NACION
(0)
26 de octubre de 2019  

Aunque muchas veces (demasiadas) el voto estuvo prohibido y las urnas "bien guardadas", un domingo de elecciones es un domingo bien argentino. Como el de un asado familiar. Perdón, veganos. Aunque nunca faltan los que tiran verduras o mandan fruta.

Durante toda la semana previa nadie deja de mirar pronósticos. Incluido el meteorológico. Que haga frío o llueva no da igual. La concurrencia y el resultado pueden verse afectados.

Como toda regla tiene excepción, el paralelismo no es completo por ausencia de fútbol. Aunque lo asemeja la ansiedad por los resultados. La diferencia es que durante cuatro años acá no hay revancha para los que pierden. Apenas les queda la expectativa de un entretiempo a los dos años. Para, en el mejor de los casos, meter ahí un gol de visitante y llegar entonados al próximo partido presidencial.

Ganar o perder por goleada hace la diferencia. Como que se queme el asado o que satisfaga a la mayoría, sin resultar indigesto a los pocos días. A disfrutar del domingo. Sin excesos. No todo es probable, pero casi todo es posible. Es la Argentina.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.