Duplicación

(0)
10 de septiembre de 2019  

Edición fotográfica Dante Cosenza
Edición fotográfica Dante Cosenza Crédito: Jens Kalaene / DPA

Berlín, Alemania.- Distendido, apoyado contra la pared, el hombre observa una obra en el Museo de Arte Contemporáneo Hamburger Bahnhof. Papel y lapicera en mano, tal vez tome nota de sus impresiones sobre lo que tiene ante sus ojos. Quizá sea un crítico de arte o un mero espectador compenetrado con lo que tiene ante sí. Su mirada apunta hacia adelante y por eso no se percata de otra imagen: la de sí mismo duplicada en ese otro igual a él, pero que no es él. A diferencia de cuando nos miramos en un espejo, esta duplicación, traicionera, lo asalta por detrás. Y por eso está impedido de ver cómo luce. Verse reflejado es grato cuando lo que se dibuja de nosotros responde a aquello que nos gusta. Es muy ingrato cuando el efecto es el inverso. Quién sabe qué sentiría este hombre frente a su doble. Y ante la posibilidad de que la devolución no sea la deseada, cuánto mejor que permanezca en la ignorancia de lo que hay a sus espaldas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.