El cura y los policías

(0)
27 de abril de 2020  

El domingo de Pascua, un sacerdote caminaba por las desiertas calles de Badajoz (Extremadura, España). Un patrullero se detuvo a su lado, sin percatarse de que era un cura. "¿Adónde va usted, señor?", le preguntaron. "A celebrar misa". Añadió que los tendría muy presentes porque ese día, en el altar, iba a pedir especialmente por los que arriesgan su salud y sus vidas en la lucha contra el virus: personal sanitario, agentes de seguridad, transportistas. Llevaba la oración escrita en un papel, que les mostró. La mujer que conducía el móvil la leyó y no pudo evitar quebrarse. Alguien se estaba acordando de ellos. "Lloró como una Magdalena", contaría después el cura, que había pasado de ser un sospechoso de desobediencia a recibir el más sentido agradecimiento. Días más tarde, otra vez fue detenido por un patrullero. Explicó que estaba llevando la comunión a un enfermo. "¿Y no podría comulgar también yo?", se animó uno de los agentes. "Claro, baje". En un breve ritual en plena calle, partió la única hostia que llevaba, rezaron un Padrenuestro y le dio de comulgar. "Jamás en mi vida olvidaré esta comunión", dijo el policía.

Encuentros casuales, ligeros, pero de un registro ciertamente inusual. La pandemia también hace estas cosas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.