Ilusión

Víctor Hugo Ghitta
(0)
10 de junio de 2019  

Edición fotográfica Dante Cosenza

BERLÍN, ALEMANIA.- Hay un momento, cuando el turista está en la pileta de un hotel de lujo situado en la playa, en que si aquel decide hundirse en el agua dejando apenas al descubierto los ojos mira el mar y siente la ilusión de estar en medio del vasto océano. Lo que provoca esa fantasía es, naturalmente, la perspectiva, que une ambos planos hasta volverlos uno. Ese carácter ilusorio sin dudas estuvo en el nacimiento de este artefacto singular, una piscina flotante instalada en un río berlinés. El turismo es a estas alturas el paroxismo de esa clase de fantasías, aunque nadie duda de los placeres que suscitan. Hay en el mundo otras con máquinas que producen olas o agua salada. Una de ellas es una gran atracción en un parque de Disney. No deja de ser curioso el empecinamiento con que el hombre se rodea de artificios y practica la simulación. Como si cada tanto precisase refugiarse en un parque de diversiones.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.