La brevedad posible del escritor que faltaba

Pablo Gianera
(0)
5 de octubre de 2019  

En la literatura argentina -y quién sabe: tal vez no solamente en ella-, las novedades vienen del pasado. De los 70 relatos y poemas en prosa de Alfredo Novelli (1931-2014) reunidos en Un ejemplar de prueba (Mansalva), apenas tres o cuatro habían circulado previamente en revistas y diarios, y se diría que todos ellos, aunque se remontan a la década de 1980, parecen escritos esta mañana, si no fuera por esa elegante austeridad que brilla ahora por su ausencia.

Las miniaturas de Novelli (dos o tres páginas, un párrafo fulminante) pueden traficar con el absurdo (la exigencia tortuosa de un editor de diario que le insiste a un escritor para que envíe un relato cada vez más breve), pero en realidad hay toda una melancolía reticente (marca muy porteña) que, de tan atemporal, se desentiende de cronologías y precursores. No es casual que Silvina Ocampo lo admirara hasta el punto de hacer dibujos para los relatos. Quien quiera descubrir a Novelli que lea "Una belleza" o "El afinador", donde dice: "Un cuento es como una persona: el olvido lo destruye". No va a ser su caso.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.