La iniciación

Violeta Gorodischer
Violeta Gorodischer PARA LA NACION
Fuente: Reuters - Crédito: Edición fotográfica Dante Cosenza
(0)
12 de septiembre de 2019  

KERBALA, IRAQ.- ¿Qué hace ahí, la mirada implorante, descalzo y solito en medio de todos esos hombres que lo rodean con el torso desnudo? En cuestión de segundos la mano que extiende en alto bajará al pecho en un golpe seco, el primero de muchos. Y los adultos avalarán el acto, responderán con sonrisas y gestos afirmativos a esos ojos negros que preguntan con una mezcla de inocencia y orgullo si está bien, si es así como hay que hacerlo. Pocas cosas hay en la vida tan fundantes como un momento iniciático. Un ritual, en este caso: inmerso en la procesión de Ashura, donde los musulmanes de la corriente Chiíta desfilan hacia el santuario de Karbala blandiéndose heridas en el cuerpo, el niño imprime en el alma, acaso sin saberlo, el recuerdo que el hombre llevará consigo por siempre.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.