La reparación

Edición fotográfica: María Amasanti
Edición fotográfica: María Amasanti Crédito: Adam Dean
(0)
23 de marzo de 2020  

Nueva Zelanda.- Roes Syah es neozelandesa y, al menos hasta el momento en que se tomó esta foto, no sabe nada de la cuarentena que encierra en sus casas a miles de personas en todo el planeta. Roes se inunda de belleza, se pierde en la fragancia de una reserva natural, permanece al margen de la catástrofe, y ojalá pueda seguir haciéndolo. Porque a ella la tragedia la rozó hace un año cuando un supremacista asesinó a cincuenta y una personas en dos mezquitas de la ciudad de Christchurch. Su padre y su hermano estaban allí y, aunque ambos salvaron la vida, portan las heridas de quienes repentinamente se descubren víctimas sacrificiales del odio ajeno. Roes juega, ignorante de la ansiedad que despierta el encierro, pero muy al tanto del daño del que son capaces los otros. A poca distancia, cincuenta y un jóvenes árboles recuerdan a cada una de las vidas segadas un año atrás. Y prometen sombra, frutos, reparación.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.