Las palabras, tristísima copia de las cosas

Pablo Gianera
Pablo Gianera LA NACION
(0)
9 de mayo de 2020  

Es probable que toda la vida y todos los poemas del italiano Giorgio Caproni (1912-1990) estuvieran orientados a la escritura de un único libro, y aun de un único poema, el que nombra ese libro, Res amissa . El poema admite cita pero no glosa, aunque es probable que otro, más breve, del mismo libro, puede leerse como un reflejo. "Quiérete bien, Giorgio,/quiérete todo lo bien/ que no te quieren/ los que te quieren,/ Acaricia/ el cuerpo pobre y magro/ que ya nadie acaricia".

El poeta va prefigurando aproximativamente el poema que, lo sabe, no llegará nunca a escribir, porque, así de ambigua es la cosa, ya lo escribió sin saberlo. A Caproni le gustaban los azares de la rima (que "tierra" y "guerra" vayan juntas, como "suerte" y "muerte") y sabía además que las palabras son siempre pérdida, pero una pérdida necesaria. "Ah, poesía, poesía./ Tristissima copia / de palabras, y fuga/ del alma mía". La antología Poesía escogida (Pre-Textos) da la medida del vaivén y del curso inexorable a las palabras últimas. Las palabras, sí, que "disuelven el objeto./ Como la niebla los árboles, y el río el velero".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.