Lejos del paraíso

Diana Fernández Irusta
Edición fotográfica Dante Cosenza
Edición fotográfica Dante Cosenza Fuente: AP - Crédito: Rebecca Blackwell
(0)
1 de noviembre de 2019  

Jacmel, Haití.- Mackandal, esclavo fugitivo, figura pregnante de El reino de este mundo, de Alejo Carpentier, sabía de las voces lejanas del África, de los arcanos incipientes del vudú, de las artes letales del veneno. En sus manos, plantas y raíces se convertían en el terror de los esclavistas, en el gesto inicial, mortífero y acuciante, de un grito que siempre resonaría en Haití. El grito que anticipó la revolución -la primera en el continente americano- con que, en 1791, los esclavos negros le dijeron a Francia que ni la ciudadanía ni los derechos tenían color. Pero Haití quedó sola, como maldita, castigada por cuanto mal pudiera castigar a una nación. La leyenda dice que, antes de morir, Mackandal se convirtió en ser alado. Cuántos lo seguirán invocando en la isla despojada de paraíso: ese derroche de cielo azul -el que se ve en esta foto-, derramado sobre demasiados siglos de maltrato.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.