Los cristianos de Oriente, en jaque