Los Pumas y los negros

Daniel Pliner
Daniel Pliner MEDIO:
(0)
5 de octubre de 2011  • 20:38

-El que es negro adentro de la cancha, es negro afuera de la cancha.

Lo dijo Felipe Contepomi, el capitán de los Pumas. No me lo contó nadie. Lo vi y lo escuché la semana pasada en una repetición de un programa de televisión que se llama Pura Química. Ese fin de semana la selección de rugby se jugaba la clasificación contra Georgia y, deduzco, los productores consideraron oportuno volver a poner en el aire el reportaje que le habían hecho casi un par de meses antes.

- ¿A qué se refería? – me pregunta Ferretti que cada día perfecciona más su don de hacerse el tarado para exasperarme.

- Le habían hecho una pregunta –le explico pacientemente- para averiguar si era un jugador irritable, rencoroso con los rivales que lo golpeaban durante el partido.

- ¿Y qué contestó?

¿Qué habrá querido decir con lo de negro? ¿Será por los All Blacks?

- Contepomi se mostró dispuesto a abrazar a quien se acercaba a pedirle disculpas en el tercer tiempo, pero se mostró inflexible con los desleales que te tacklean a la garganta y no son capaces de pedirte perdón después. Y fue ahí donde vomitó la frasecita: el que es negro adentro de la cancha es negro afuera de la cancha.

- ¿Qué habrá querido decir con lo de negro? ¿Será por los All Blacks?

- ¿Usted qué cree, Ferretti?

- No sé. Tal vez sea una expresión que se usa en el rugby para designar a los que juegan sucio

- La verdad es que no la escuché nunca. Aun así, admita que podrían haber elegido otra metáfora. Pero negro, justo negro…

- Entiendo que usted percibe un tonito racista... ¿me equivoco?

- Racista, no. En todo el mundo juegan mezclados negros y blancos, son profesionales, ganan fortunas y la pasan bomba. ¡Hasta en Sudáfrica!

- Sí, yo vi la película de Clint Eastwood

- No me interrumpa, Ferretti.

- Disculpe. Me decía que racista no, ¿entonces?

- Qué sé yo: clasista, elitista. No me haga sentir un botonazo políticamente correcto.

- Hágase cargo, mi amigo

- ¿Sabe qué pasa? A mí el negro a que se refiere nuestro capitán me suena a negro villero, a cabecita, a grasa, a pobre

- ¿A negro de mier... ?

- ¡No lo diga! Después los lectores se quejan porque a ellos no los dejan escribir malas palabras.

- No lo digo, pero es eso. Adoro el rugby. Hasta lo he jugado, Ferretti. Y también lo he dejado de jugar porque existían tipos que afirmaban cosas como ésas. Pero pasó. Ahora las cosas son diferentes. La popularidad que hoy tiene ese deporte tiene menos que ver con el exitismo que con la democratización.

- ¿A Contepomi le falta educación?

- Le sobra, Ferretti. Norte del Gran Buenos Aires, Newman, Cambridge. Quizás le falte entender el país en el que nació. Quizás desarrolló demasiado músculo y poca neurona. Pero es el capitán de la selección, tiene 30 años, es médico recibido en Irlanda. Imagine por un momento que ganan el Mundial...

- ¿Es posible?

- Claro que no. Hay unos negros enfrente que los van a pasar por arriba. Pero imagine el milagro. Los tipos ganan y vuelven y los recibe la Presidenta. Y a alguno de los periodistas presentes se le ocurre preguntar…

- No siga, por favor.

- Déjeme terminar, por favor

- OK, como dicen los periodistas que no dijeron nada, mire a la cámara mi amigo y háblele a Felipe.

- ¡Genio! Usted es un jugador extraordinario, sin duda uno de los mejores del mundo. Desde aquí lo estaremos alentando. En Puerto Madero, en San Isidro, en Montserrat, en San Martín y en la Villa 31. Usted es el capitán de la selección, posiblemente un buen tipo. Cuando patee a los palos apúntele a su entrenador, pero cuando hable por un micrófono, piense en lo que va a decir porque queremos sentirnos orgullosos de los Pumas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.