Millones de pequeñas virtudes

Carlos Guyot
Carlos Guyot LA NACION
(0)
20 de mayo de 2012  

Al recibir el Premio Nobel de la Paz en 2006, Mahamad Yunus se convirtió en la cara visible de un fenómeno que en los últimos 20 años transformó la vida de millones de personas pobres desde Bangladesh hasta la Argentina: el microcrédito. Un año antes, Matt Flannery abandonó su trabajo como programador para fundar Kiva, un sitio que al día de hoy ha permitido que más de 750.000 personas reciban (y devuelvan) su microcrédito.

Mediante Kiva.org cualquiera puede prestar 25 dólares para alguna de las 5000 personas que allí cuentan los detalles de su proyecto para préstamos promedio de 400 dólares.

Kiva es en realidad un sitio de crowdfunding -financiamiento colectivo- que se apoya en más de 140 organizaciones de microcrédito que trabajan en 60 países y administran los pedidos y su reembolso. Con una tasa de devolución del 98,95% -la envidia del sistema financiero más formal-, el proyecto ya ha canalizado 315 millones de dólares desde su creación.

Otra muestra de que la revolución digital multiplica las opciones y lleva experiencias micro a escala global.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.