No hay espacio

Diana Fernández Irusta
(0)
18 de octubre de 2019  

Edición fotográfica Dante Cosenza
Edición fotográfica Dante Cosenza Fuente: Reuters - Crédito: Njeri Mwangi

Nairobi, Kenia.- El Antropoceno y sus postales. Ahí está la jirafa, resguardada por el paciente trabajo de la evolución: cuello larguísimo, la única que puede, fácil y sin esfuerzos, alimentarse de los árboles más altos. Pero siempre algo puede salirse de cálculo y un actor de reparto hacerse con todo. No hay espacio, les dicen a los antiguos moradores de la sabana los surcos de las rutas, las huellas de tanta maquinaria, las moles de construcciones con las que todos, ya que no hay espacio, van intentando cohabitar. La supervivencia ya no dialoga con los tiempos largos de la evolución, sino con la condescendencia humana. Y así ocurre que en Kenia las líneas del tren que une Nairobi y Naivasha se construyeron en altura, sobre los sólidos pilotes que se ven en esta foto. Cosa de no interrumpir la circulación de los animales, que, allá abajo, ni siquiera son dueños del parque nacional que intenta protegerlos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.