Pedir un alto

Diana Fernández Irusta
Edición fotográfica Dante Cosenza
Edición fotográfica Dante Cosenza Fuente: Reuters
(0)
8 de noviembre de 2019  

RÍO DE JANEIRO, BRASIL.- El Cristo Redentor extiende los brazos y en Río de Janeiro todos, creyentes y no tanto, saben que pueden cobijarse en ese gesto. Quizás por eso este activista eligió manifestarse allí, al amparo del Cristo del Corcovado, y alzar la mano enguantada, empetrolada, presuntamente asustada y rabiosa, en el ademán universal que pide un alto, una ayuda, un respiro. No son nuevas en Brasil las protestas de ambientalistas los días en que se realizan subastas de bloques de petróleo (tal la razón de esta manifestación). Aunque nunca como en esta ocasión su reclamo resulta tan elocuente: este guante ennegrecido parece recién llegado de las costas del nordeste, donde desde agosto una marea viscosa amenaza las vidas, los espacios, el agua. Pero también parece plagado de esa otra oscuridad, ya no la de la vida empetrolada, sino la de tanto Amazonas abruptamente reducido a cenizas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.