Puro presente

Diana Fernández Irusta
Fuente: Reuters - Crédito: Edición fotográfica Dante Cosenza
(0)
11 de octubre de 2019  

JERUSALÉN, ISRAEL.- Mira y no lo puede creer. La avenida, territorio por lo general vedado o a lo sumo riesgoso, hoy le ofrenda toda su extensión. Uno, dos, tres y más carriles limpios, abiertos, descomunales en medio de tanta soledad. Fue Yom Kippur en Jerusalén, y la ciudad amaneció casi en puntas de pie. Solo algunos, como el niño de la foto, quiebran el tácito pacto de recluirse puertas adentro. Yom Kippur, tiempo de perdón, de expiación, de arrepentimiento. No sabemos cómo llevarán la marca de la tradición los adultos que acompañan a este niño. Pero sí que el sentido profundo de la celebración, compartido por su familia o no, sin duda se le escapa. En el mundo donde por ahora vive solo hay espacio para un radiante dejarse estar; sus aguas son las del puro presente. Por eso le basta con este prodigio: una ciudad aquietada y el asfalto como un regalo, generoso y rendido a sus pies.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.