Respeto

Ariel Torres
Ariel Torres LA NACION
(0)
5 de noviembre de 2019  

Fui presidente de mesa en cuatro ocasiones. Siempre había tenido una sensación extraña durante los comicios. Luego de la experiencia al frente de una mesa, entendí qué es lo que pasa: el día de las elecciones, la Argentina funciona bien. Los resultados alegrarán a unos y entristecerán a otros, lógicamente, pero esos días, esos domingos, desde que voté por primera vez, en 1983, se respira cooperación, respeto por la ley y afán; y la grieta está ausente o permanece acallada.

Cada tanto, claro, aparece algún desubicado; en esas cuatro ocasiones en las que fui autoridad de mesa, cancelé unas cuantas avivadas. Pero el respeto por el otro, la casi reverencial actitud del ciudadano hacia el acto comicial y el esfuerzo inmenso de autoridades y fiscales (son 15 o 16 horas de trabajo sin pausa) resultan tan evidentes que, se me ocurrió hace una semana, mientras esperaba mi turno para votar, si hiciéramos todo lo demás -cada día, en cada acto pequeño o grande- de la misma forma en que hacemos los comicios, poco tendríamos que envidiarles a esas naciones a las que siempre les envidiamos algo. El truco es simple, advertí. Se trata de respetar la ley, respetar al otro y valorar la democracia como un bien sagrado. Todo lo demás viene solo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.