Sin solución

(0)
18 de mayo de 2020  

En Tailandia esperan un enfermo cardíaco de 75 años, asistido vía Zoom por su médico, y su mujer, que tiene cáncer y debía ser operada en Buenos Aires el 8 de abril. En Australia, una chica desesperada por volver porque a su joven abuela, a la que le apareció un cáncer fulminante, le quedaban semanas de vida; su abuela murió y ella sigue allá. En Miami, un padre, empleado público de sueldo más que módico, y su hijo, después de ver frustrado, al cuarto día de llegar, un viaje para el que estuvieron ahorrando durante años; hoy, como muchos otros allí, viven de gente que les lleva comida.

Estos son algunos de los casos de varados que LA NACION ha venido dando a conocer para reflejar un drama que abarca a más de 20.000 argentinos en todo el mundo. Los hay en situación desesperante, viviendo en aeropuertos, carpas e incluso en la calle. Una niñera que espera su "vuelo de repatriación" en Melbourne contó que al principio de la cuarentena estaban en la misma situación personas de muchos países, pero que ya pudieron volver. Solo quedan argentinos, dijo. Embajadas y consulados intervienen, con mayor o menor disposición, pero la solución que no llega no está allí, sino en Buenos Aires.

El problema es que, en realidad, tampoco parece estar acá.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.