Un encuentro fortuito

Diana Fernández Irusta
Edición fotográfica: Dante Cosenza
Edición fotográfica: Dante Cosenza Fuente: LA NACION
(0)
2 de diciembre de 2019  

BRASILIA.- La modernidad, allá al fondo, es un sueño de Niemeyer hecho líneas puras, habitáculos precisos, amplias superficies vidriadas, simetría y delicado movimiento. La modernidad, ese sueño de la razón que supo crear unos cuantos monstruos, también se derramó en epopeyas, carreras contra el tiempo y a su favor, gritos de furia. Y cimas de una alegría que muchas veces fue efímera, aunque sus ecos nos sigan acunando. Hubo un día, hace mucho, mucho tiempo, en que un urbanista, un arquitecto y un presidente se embarcaron en el proyecto de una ciudad a la que André Malraux llamó "capital de la esperanza". Brasilia nació con la palabra utopía inmersa en cada uno de los gestos que le fueron dando forma. Y como tantas otras veces, del sueño apenas quedó un rastro agridulce. O el módico enigma de esta foto, encuentro fortuito de unos ñandúes y una residencia presidencial sobre los trazos de un futuro que no fue.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.