Manuscrito. Un solsticio de verano al ritmo del dos por cuatro