Una singular familia del siglo pasado

Pablo Gianera
Pablo Gianera LA NACION
(0)
1 de febrero de 2020  

Nada más a mano que los recuerdo familiares. Todos los tenemos, de valía variable, pero su misma proximidad constituye el mayor de los peligros: la evocación tiende a mortificar el estilo y, por otro lado, puede incurrirse en el impudor. No es lo que pasa en Apuntes de familia. Mis padres, mi tío, mi abuela, mi madrina (Losada), de Miguel de Torre Borges. Hijo de Norah Borges y de Guillermo de Torre, sobrino de Jorge Luis, tiene mucho que contar.

Pero para contar mucho no hace falta contar todo. Miguel de Torre no lo hace. Le bastan algunas instantáneas, porque la memoria (y él, devoto proustiano, lo sabe mejor que nadie) no es un tendido narrativo continuo. Miguel (no multipliquemos apellidos) ya lo había demostrado en Un día de Borges. Un caso, entre muchos, aunque ejemplar: "Cuando murió [Norah], traté de extrañarla lo menos posible pensando que, en realidad, nunca había vivido entre nosotros porque nunca había pertenecido a esta época, a este mundo". Así, casi al pasar, la evocación fugaz se vuelve definitiva.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.