Volver a la URSS, volver al futuro

Ernesto Martelli
(0)
21 de julio de 2019  

La proeza de la perra Laika en el Sputnik fue humillada, ayer hace 50 años, por las pisadas de Neil Armstrong en la Luna: el hito marcó el triunfo de la bandera de Estados Unidos en la guerra por la conquista del espacio. En 2019, la ficción rescata aquella fría guerra con la contundente serie de no ficción Chernobyl, con su impronta de secretismo y buró soviéticos. En el drama contemporáneo Years and Years o en la nueva entrega infantil y ochentosa de Stranger Things, el antagonista ruso está de regreso tras los musulmanes de Medio Oriente, los chinos y alienígenas varios. También en la realpolitik han vuelto: desde la elección de Trump, la sospecha por la intervención de Putin en elecciones domésticas figura en el imaginario global.

Piratería y espías llevan la impronta soviética. Esta semana se activaron los resortes de aquella paranoia: Wireless Lab, la desarrolladora propietaria de FaceApp (aplicación que hizo verse viejos a cientos de millones de usuarios), fue fundada por Yaroslav Goncharov y está radicada en Skolkovo, cerca de Moscú, conocida como el Silicon Valley ruso.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.