El medio es el mensaje. Ya apunta a 2015 el "presidente" del verano