Editorial II. Monumento a Colón: reparar la ofensa