Morir de stand up (y avisar antes)

Mariano Donadío
Mariano Donadío LA NACION
(0)
14 de abril de 2019  

El primer mandamiento de la comedia de stand up es reírse de los propios males, y el inglés Ian Cognito siempre hizo chistes sobre sus ataques al corazón. Por eso los que contó el jueves a la noche -minutos antes de morir sobre el escenario- no fueron profecías, sino costumbre.

Morir actuando es el sueño de todo actor y el trauma de sus espectadores. El cómico inglés, de sesenta años, no se sentía bien, pero insistió en subir a hacer su rutina. "Le dijo al público que imaginaran qué pasaría si llegara a morir frente a todos ellos", contó Andrew Bird, presentador del show. "Me imagino sufriendo un ataque y despertándome hablando en galés", dijo Cognito unos diez minutos antes de interrumpir el show. Al rato empezó a respirar con dificultad y se sentó en un taburete. El público se reía. Permaneció inmóvil durante unos segundos. Cuando llegó el servicio de emergencias, su cuerpo ya estaba inerte.

No perdamos el sentido del humor. Es una de las pocas herramientas con las que contamos para enfrentar a la muerte.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?