Editorial II. Muerte o transfiguración del CBC