Desde Montevideo. Mujica, molesto con la burocracia