Crónicas de la selva. Música excelsa y drama truculento el Teatro Colón