Perspectivas. Ni un milagro ni una rareza: una conquista con límites por superar