Línea Directa. Nuevos y viejos lectores, todos felices