Ofrenda sagrada

Violeta Gorodischer
Violeta Gorodischer PARA LA NACION
Crédito: Tony Gutiérrez / AP PHOTO
(0)
23 de octubre de 2019  

Fort Worth, Texas.- Pocas cosas son tan inquietantes como un objeto fuera de contexto. Un oso gigante que invita al juego pero sin niños con quienes jugar. Tampoco está en una vidriera, ni decorando una habitación infantil. Entonces, el observador comienza a sospechar que algo malo ha sucedido. Porque en esa casa de Texas nadie abre la puerta, nadie salta de alegría, nadie hace travesuras. Días atrás, un policía mató a la joven Atatiana Jefferson de un disparo mientras ella jugaba con su sobrino de 8 años en el sillón del living. Las causas de esa bala perdida aún son inciertas y el tema está en pleno proceso de investigación. Concretos son, en cambio, el dolor de la familia y las condolencias de los vecinos, que dejan peluches en la entrada para no molestar. Tributo universal que toca el alma, esas ofrendas sagradas que rinden homenaje a la memoria de un inocente.

Edición fotográfica a cargo de Dante Cosenza

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.