Editorial. Otra vez la violencia irracional